¡¡V I V A  E S P A Ñ A  Y  S U  F I E S T A  N A C I O N A L !!
« »

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Rafael "El Gallo" y su teoría sobre la "espantá" / Por José María Sotomayor



Rafael "El Gallo" y su teoría sobre la "espantá"

Fuente:http://deltoroalinfinito.blogspot.com/
"Las banderillas son las banderillas; el pase natural, el pase natural; el volapié, el volapié, y la espantá, la espantá", decía Rafael "El Gallo". Son palabras que recordaba hace unos años José María Sotomayor en una conferencia pronunciada en la Peña Taurina Los Areneros. Y el genial torero añadía: " Es que yo la espantá la he dado, como todo lo que hecho en el toreo, porque me ha salido del corazón y... por falta de piernas".

* * *

Esta pasaje de la conferencia de José María Sotomayor, que está admirablemente construida y aporta ese otro tipo de datos que son menos usuales en la literatura taurina, dice así:

---Las banderillas son las banderillas; el pase natural, el pase natural; el volapié, el volapié, y la espantá, la espantá.

--Según eso, la espantá ¿es una suerte del toreo?

--¡Ahí le ha dado!

--Y que ha practicado usted de un modo casi exclusivo, a pesar de los imitadores.

-- Es que yo la espantá la he dado, como todo lo que hecho en el toreo, porque me ha salido del corazón y... por falta de piernas.

-- Bueno, bueno...Cuando se dice falta de piernas, se entiende flojas condiciones físicas en el torero. Yo no he sido nunca un atleta. Por eso, cuando veía que no podía dominar al toro, daba la ““espantá””. Yo he sido siempre un hombre lógico.

--¡Rafael!

-- De lo más lógico. Vea usted: estaba delante del toro y veía que me iba a coger, porque usted ya sabe que cuando los toros van a coger, avisan.

--¡No! No lo sabía.

-- Sí. Avisan. Pregunte usted a otros toreros y verá como le dicen lo mismo. Hay un presentimiento, una sensación, lo que le he dicho: un aviso. Y ahora, dígame usted, si sabe que el toro le va a coger, ¿se va a quedar delante de él?

--¡De ninguna manera!

-- Por supuesto que no. Sería del género idiota. Y ahí tiene usted explicado el porqué de la “espantá”.

--A medias. ¿En qué notaba usted que lo iba a enganchar?

-- Eso lo ve sólo el que está con el toro. La gente de los tendidos no se lo explica, pero sus motivos hay. Desde arriba parece que el toro se está quieto; pero a medio metro de él, o a dos metros, según los casos, se oye su respiración, se observa su mirada, se ven sus gestos, y por todo esto y otros muchos detalles, se deducen sus intenciones.

-- Resumiendo... Cuando no se puede con el toro, hay que dar la ““espantá””. Y eso es lo que hacía yo. En cuanto notaba que el toro me iba a dominar, salía por pies. Los toros, no lo dude el amigo, hacen cosas extrañas que el público no puede ver. La espantá no es miedo. Es defenderse del toro. El que tiene miedo lo tiene en todos los toros, y cuando sale de casa ya va a la plaza asustado, y cuando sale a los medios ya ni ve.

--Sin embargo, si el torero se queda quieto, es posible...

----Posible, no. Seguro. Le coge. Y, sabiendo esto, no se va a quedar uno a merced de la fiera. No es miedo, no. Si el toro era bueno y entraba, yo no tenía que dar la “espantá”. Es algo... psicológico. La prueba de que no es miedo es que con toros de esos, como los de Miura, después de haber dado la “espantá”, he vuelto a ellos y he estado superior. Y cerca. Porque yo he sido de los que se han puesto más cerca de los pitones, y por ahí hay miles de aficionados que no me dejarían mentir. Dejémoslo así.

Fuente: Revista de la Peña Taurina de los Areneros,
en su número de junio de 2009´


























































































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...