¡¡V I V A  E S P A Ñ A  Y  S U  F I E S T A  N A C I O N A L !!
« »

miércoles, 3 de agosto de 2011

Picasso:Tauromaquia



Pablo Picasso soñaba con dejar para la posteridad una gran obra que reflejara, tal y como él quería, el mundo del toreo. Sin embargo, pese a la gran cantidad de cuadros que realizó en torno al mundo de los toros y el toreo, el pintor siempre pensó que no había conseguido reflejar plenamente aquello que deseaba en sus series sobre la tauromaquia. La enorme fascinación del artista por la figura del toro y el torero se refleja en el hecho de que la tauromaquia es el tema con el que se abre (con el cuadro "Pequeño picador amarillo" de 1890) y se cierra (con los autorretratos toreros de Aviñón, en 1972) su producción pictórica.



Picasso trató el tema de la tauromaquia de manera especialmente intensa en el periodo que va entre finales de los años veinte y la realización del "Guernica" (1937). Muchas de las obras del autor pueden considerarse como un preludio de su obra emblemática. Un ejemplo claro de ello es el cuadro "Corrida de Toros" (1934), en el que destaca la figura del caballo y, especialmente, su cabeza erguida en el último estertor de la muerte. Este modelo de cabeza equina aparece ya en un dibujo del artista malagueño realizado en 1917 y se sucede en multitud de escenas realizadas en los años que abarca esta exposición para culminar en el "Guernica". También, la descoyuntada imagen del toro que aparece tanto en este cuadro como en su famoso grabado de la "Minotauromaquia", su anatomía como sacada de un puzzle y la extraña colocación de su cabeza apunta hacia el "Guernica".
El interés de Picasso por la tauromaquia se produjo como consecuencia de un viaje por España que el artista realizó acompañado por su esposa Olga y su hijo Pablo a finales de agosto de 1934. El pintor y su familia acudieron a varias corridas de toros en las ciudades de San Sebastián, Burgos y Madrid. Con su regreso a Francia, Pablo Picasso comenzó a realizar diversos grabados y cuadros inspirados en el mundo de la tauromaquia. Estas obras se caracterizan por estar centradas en el momento en que se produce la muerte del toro o la cogida del torero. Hay que tener en cuenta la difícil etapa por la que el pintor malagueño estaba pasando en este periodo.

Durante los años que abarca este período, Picasso se estaba alejando cada vez más rápidamente de su esposa y su hijo, debido a su relación con Marie-Thérèse. Esta situación termina agravándose con el embarazo de esta última en 1935. Además, la Europa de los años treinta se caracteriza por la violencia y la agitación social (el III Reich fue proclamado en marzo de 1933 y la Guerra Civil española se declara en 1936). Por ello, los cuadros con motivos taurinos de Pablo Picasso realizados en esta etapa destilan esa mezcla de crueldad y violencia (en las cogidas del torero) y, al mismo tiempo, una gran carga sexual y sensual (en las figuras femeninas a lomos del toro o desmayadas en brazos del Minotauro).


sigue en ...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...