¡¡V I V A  E S P A Ñ A  Y  S U  F I E S T A  N A C I O N A L !!
« »

sábado, 13 de agosto de 2011

¡UNA DE BRAVO, POR FAVOR!






Por Ángel Arranz. http://portaltaurino.com

La Gastronomìa y La Tauromaquia son, seguro, dos disciplinas socioculturales de la misma edad, son tan remotas como la especie humana, y son parejas en su evolución, innovación y horizonte. Porque una actividad va ligada a la otra.
Gastronomía y Tauromaquia son también, dos términos compuestos de origen griego, que más-menos quieren decir: el apaño o gobierno del estómago en el primer caso, y toro-lucha, en el segundo.
La primera necesidad del hombre, del toro, de cualquier otro animal viviente, es la alimentación. En efecto, con gusto o con disgusto, La Naturaleza, Dios, Alá, los dioses, el instinto de conservación, o quien sea, hacen que los seres vivos, con mayor o menor oposición, se coman unos a otros o entre sí. Esa realidad brutal, no justifica la saña o la crueldad añadida del : "todo vale", "sálvese el que pueda", o "raro el último".
El toro y la vaca ( mamíferos rumiantes de la familia bóvidos) como todo "bicho" de tierra, agua y aire, allá en el principio de los tiempos se encontraba en estado salvaje. No se sabe con certeza la época en que el hombre empieza a domesticarlo. Tampoco sabemos con precisión si las actuales razas han derivado de varias especies extinguidas, o de una sola especie primitiva. El caso es, que nuestro amigo el toro, es uno de los grandes protagonistas mitológicos y terrenales de la Historia.
Una raza particular, es el toro de lidia, explorado y elegido para conseguir la acometividad. El toro de lidia es la única variedad española que ha "sufrido" un proceso esmerado de elección desde tiempos antiguos. La "tienta", prueba selectiva y específica, es cronológicamente anterior al control lechero. Los toros en general, y los toros bravos en particular, son razas bastante delicadas en cuanto a exigencia de condiciones ambientales, alimentación y seguimiento. En España, por el carácter de espectáculo popular que revisten los elaborados festejos taurinos, dio lugar a una corriente artística que trata el legendario tema con realismo. Con la creatividad de la era romántica que se inicia en el Siglo XVIII, Goya es uno de sus pioneros y máximos representantes.
El ganado bravo escogido para los diversos eventos en los que participa, quizá sea el único animal con derecho a indulto en el final de su placentera vida.
Y no le demos más vueltas. El polémico asunto, tiene tres soluciones a "su ser o no ser":
    Con permiso, me quedo con la primera opción. ¿Hay desenlace menos malo?. Cansan ya tantos argumentos vanos y dañinos contra La Tauromaquia.
    ¿Todos los pescadores, cazadores, labradores, ganaderos, etc., que viven alrededor del sacrificio de animales o animalillos, tienen instinto criminal o son potenciales mercenarios desalmados?.
    ¿ Somos hijos, nietos, biznietos y tataranietos de asesinos sanguinarios?
    ¿Los médicos que para recobrar la salud recomiendan carne, pescado, y derivados, son cómplices irresponsables?.
    En fin, hay que revisar conductas, ciencias y conciencias, porque la demagogia, la torpeza y la hipocresía están a la orden del día. Los "discursos" fanáticos o banales son carnaza de zafios.
    Todas o casi todas las ciudades añejas y doctas, del mundo mundial, tienen claras sus posiciones moderadas en los conceptos expuestos.
    Por ejemplo, la ancestral, bella, histórica y noble provincia-ciudad de Segovia. Llega el viajero, viajante, visitante o paisano a esas tierras comuneras que son cátedra del buen yantar, y desde precios asequibles, degustas para abrir boca, variedad –calidad gastronómica encomiables.
    Tortillitas, morcillitas, torreznitos, embutidos, "marisquitos de secano" o setas de cardo. Un merecido y razonable homenaje al cuerpo y a los sentidos. Un placer, una consideración a lo óptimo y autóctono remoto de cada lugar con solera.
    Lo que desconocen muchos admiradores de la cocina segoviana, es su arraigo y tradición con el hecho taurino en todas las versiones. Es posible que la trashumancia fortaleciera esa afición; porque hubo, hay, habrá ganaderos de bravo, lidiadores, corridas, novilladas y encierros. En la capital, hay una curiosa becerrada que hermana Gastronomía y Tauromaquia. El servicial gremio hostelero, en el mes de Septiembre, organiza un festejo, en el que participan una " cuadrilla bufa" y tres "cuadrillas serias", compuestas por bienintencionados aficionados más-menos prácticos, pero voluntariosos, dirigidos por un profesional. Desde 1.923 es una cita anual de amigos, compañeros y colegas a la que acuden varios miles de personas a pasar una tarde divertida y anecdótica. Los beneficios se destinan a obras de caridad.
    Para los que estamos hasta la montera de otros entretenimientos mediáticos o intrusos, con mucha más agresividad, engaños o accidentes, basados en balones, motores y líos, nos agrada que se mantenga altruista y didácticamente el mérito y la habilidad de los participativos ritos y juegos taurinos. Sería novedoso y rentable declarar la fecha más turística y taurómaca: JORNADA DEL TORO DE LIDIA. Haríamos marca con denominación de origen, porque el ganado bravo es un privilegiado, genuino y exquisito toque de distinción con respecto al conjunto familiar de los bóvidos.
    Que gozada, llegar a los mostradores mesoneros de Segovia, Barcelona, Madrid, Jerez,
    Sevilla, Salamanca o Pamplona y pedir: ¡ UNA DE BRAVO, POR FAVOR!.
    Sería un acto de identidad y de afirmación propias, de rebeldía, de autenticidad, de culto, de raíces y de posibilidades, ante otros yantares mansos, insustanciales, impuestos, inferiores, especulativos, globalizados, ajenos...

  1. Mejorar su cometido, y dejarlo como está.



  2. Dejarlo cautivo en un Zoo.



  3. Dejarlo extinguir.


  4. No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...