¡¡V I V A  E S P A Ñ A  Y  S U  F I E S T A  N A C I O N A L !!
« »

miércoles, 31 de agosto de 2011

Recordando a Manolo Bienvenida

Fuente:www.deltoroalinfinito.blogspot.com


Recordando a Manolo Bienvenida

Manuel Mejías Jiménez "Bienvenida" IV
El 31 de Agosto de 1938 a los 26 años de edad, en San Sebastián, España, fallece el diestro sevillano Manuel Mejías Jiménez “Bienvenida”, el primero de los hijos toreros del famoso Manuel Mejías Rapela “Bienvenida”, el "Papa Negro"

Real Maestranza de Sevilla, Octubre de 1936 / Corrida patriótica
presidida por el general Queipo de Llano
Una vida segada en flor (Bienvenida IV)
(Artículo publicado en ABC el 22 de Julio de 2007)
-Fotografías: Archivo familiar de Luís Mejías Álvarez Buylla-

Ya me ocupé hace tiempo de los niños de Bienvenida como becerristas. Pero interesante será también, formarnos una pequeña idea de quienes fueron en el toreo después

ANTONIO SANTAINÉS CIRÉS

BARCELONA. Ya me ocupé hace tiempo de los niños de Bienvenida como becerristas. Pero interesante será también, formarnos una pequeña idea de quienes fueron en el toreo después, lo que representaron y hasta donde llegaron como profesionales.
Manuel Mejías Jiménez (Bienvenida IV), nació en Dos Hermanas (Sevilla) en la calle Conde de Ibarra número 11 el 23 de noviembre de 1912. Tras su brillante y provechosa carrera como becerrista ingresó a las filas de matadores de toros cuando tenía 16 años, siete meses y siete días, más joven que Joselito que al tomar la alternativa tenía 17 años, cuatro meses y veintiún días.
El traje del doctorado
Cuando la primera despedida de Antonio Bienvenida en Madrid visité el museo de la plaza. Allí se guarda el terno verde y oro con cabos rojos que vistió Manolito el día del doctorado. Por su tamaño era el de un niño. Tal evento se produjo en la plaza de Zaragoza el 30 de junio de 1929. El padrino fue Antonio Márquez que le cedió la muerte del toro Mahometano de Flores Iñíguez, siendo el testigo Lagartito. Con el toro en los medios -donde pesan los toros- desgranó un contenido garboso y torerísimo. Hubo variedad en sus pases, adornos y filigranas. Un pinchazo en hueso y una estocada. Se le concedió la oreja. El día 12 de octubre Marcial Lalanda le confirmó el doctorado en Madrid cediéndole la muerte del toro Huerfanito número 1 de Alipio Pérez T. Sanchón. Actuaron mano a mano padrino y neófito a beneficio del Montepío de Empleados de la Diputación.
Su primera aparición como matador de toros en Barcelona fue en la corrida del 22 de mayo de 1930 con Niño de la Palma y Cagancho. La primera faena a un toro de Argimiro Pérez, iniciada sentado en una silla, fue torerísima y le valió una oreja. Esta temporada sumó 73 corridas. El día 5 de octubre en Valencia se encerró con seis toros de Concha y Sierra y cortó cuatro orejas y un rabo. El 19 en Sevilla estoqueó seis toros de Moreno Santamaría, regaló el sobrero y cortó las orejas y el rabo del segundo.
En 1931 toreó 84 corridas, estoqueando 174 toros. Uno al Sesgo sostiene que «su toreo sin perder en hondura, sin perder en adorno, gana en eficacia». La temporada es pródiga en acontecimientos. El 16 de mayo en la plaza de Madrid, alternando con Fortuna y Nicanor Villalta realiza al toro «Yegüerito» de Argimiro Pérez Tabernero, una faena memorable. Don Quijote escribe: «...toreo en verso, es decir: toreo todo ritmo, todo gracia, toreo esculpido en mármol, fue la faena de Bienvenida la tarde del XI aniversario de Joselito. Bienvenida, cortadas las orejas, sacado en hombros por la Puerta de Madrid, arrollados los guardias que pretendían impedirlo dejó escrita áurea página en la historia del toreo».
El 24 de septiembre en Barcelona a un toro de Concha y Sierra le hizo una gran faena adobada con la gracia sevillana, el arte y un afiligranado repertorio que hizo relamerse de gusto al público. Acabó de una superior estocada. Las orejas y el rabo. Con fecha 15 de mayo de 1932 Manolo Bienvenida hizo en Barcelona otra faena grande, de vasto repertorio, tan rica en matices como en alegría, tan variada como artística y como con el estoque llegó con la mano hasta el morrillo le concedieron las orejas y el rabo.
A por todas
Vuelve a jugar fuerte en Madrid. Y sale a torear en la corrida de la Beneficencia el 27 de abril de 1933. Manolo Bienvenida le ha dicho a su mozo de estoques: «Mira, José, en la corrida de Beneficencia del año pasado, corté dos orejas; en la de éste vuelvo a cortarlas, o voy a la cama».
Ocho toros de Bernardo Escudero -dos sustituidos por otros dos de Tovar- para Nicanor Villalta, Manolo Bienvenida, Domingo Ortega y Maravilla, que confirma la alternativa.
Con las dos rodillas en tierra desafía Manolo Bienvenida a «Cartuchero» de lejos, que ha salido suelto del primer encuentro. Se arranca el toro y en el centro de la suerte le alcanza, sin enmienda posible. En la enfermería se bate entre la vida y la muerte. El doctor Segovia opera la terrible cornada en el vientre.
Al cuarto toro, «Mochuelo», Ortega lo toreó admirablemente a la verónica. Ortega, Maravilla y Villalta, rivalizan en quites y como el toro entra una cuarta vez al caballo, Domingo, con el capote a la espalda da unos lances valientes. Al prepararse para uno de éstos es cogido. La realidad de la herida se impone. Y se deja llevar a la enfermería. Maravilla inicia la faena en el tercio del diez y al tercer pase le alcanza el toro y le hiere. En brazos es conducido a la enfermería. Una sensación de angustia se adueña de la plaza. Villalta se quedó solo matando toros. Siete. Le sacan a hombros.
Su reaparición en Barcelona después de tan gravísima cogida fue el 9 de julio con Marcial Lalanda, Ortega y Pepe Gallardo y estuvo extraordinario.
Cinco tardes toreó Manolo Bienvenida en Barcelona mano a mano con su hermano Pepe. El 16 de julio de 1933 Manolo cortó las orejas y el rabo de su primero y Pepote los mismos trofeos del sexto. El 27 de agosto estoquearon toros de Herederos de Esteban Hernández (Encinas). Con Simao da Veiga actuaron el 31 de mayo de 1934 y en 1935 el 14 de abril y, el 1º de septiembre con Miuras.
El 30 de julio de 1933 Manolo Bienvenida inició su primera faena de muleta en la Monumental sentado en un caballo muerto con un gran pase ayudado por alto. El 8 de julio de 1934 le hizo una faena grandiosa al toro sexto «Turronero» número 39 de Antonio Pérez de San Fernando, malograda con la espada. La gente irrumpió al ruedo y unos cargaron con Armillita Chico y otros sacaron en triunfo a Manolo Bienvenida. Por última vez actuó en nuestra ciudad el 6 de octubre de 1935 y tras una faena torerísima, muy florida, dejó una excelente estocada y cortó una oreja.
Malos tiempos
Para el 29 de mayo de 1936 en Madrid se anunció una corrida de toros de Clairac para Manolo Bienvenida, Domingo Ortega y Victoriano de la Serna. El ambiente con alusiones a los toreros mexicanos estaba enrarecido. Victoriano de la Serna al darse cuenta le dijo a Manolo Bienvenida: «Creo que tenemos que jugárnosla». «Así lo creo también -respondió Manolo-». Contra Domingo Ortega iban peor las cosas porque le consideraban afiliado a un partido de derechas. La Serna salió a jugársela en el sexto. Hizo una faena temeraria. Se arrodilló, arrojó espada y muleta y entonces gritó: ¡Viva España! Ya en pie señaló un pinchazo resultando cogido. Al tiempo que lo llevaban a la enfermería, Manolo Bienvenida ya estaba delante del toro, se arrodilló y dio el mismo grito: ¡Viva España!.
Yo creí al principio -decía mucho tiempo después Manolo Bienvenida- que no saldríamos vivos de la plaza. El 29 de agosto de 1937 sufrió un grave percance en Bilbao. Deduzco que su última corrida fue en Lisboa (Portugal), el 15 de mayo de 1938 con Casimiro y Vicente Barrera.
En plena juventud falleció en la Clínica de San Ignacio en San Sebastián el 31 de agosto de 1938 a las cinco menos diecisiete de la mañana. El diagnóstico clínico y de laboratorio quedó establecido como tumor maligno seminoma, en pulmón derecho, confirmado por la clínica, laboratorio e incluso por la evolución.
Su toreo alegre, variado con el capote, las banderillas y la muleta enmudeció. La poesía le glorificó. Porque Manolo Bienvenida siendo un hombre parecía un niño o pareciendo un niño era todo un hombre.
De becerrista a matador de toros
Alternativa a los 16 años de Manuel Mejías Bienvenida, por Antonio Márquez
Plaza de Toros de Zaragoza, 03-06-1929
Real Maestranza de Sevilla, las orejas y el rabo
para Manolo Bienvenida
2ª Rabo cortado en Las Ventas el 4 de Junio de 1936 en la corrida del Montepío de Toreros.
Toro "Paño Fino" nº 78, de la ganadería de "Sánchez Fabrés"
Brindó el toro al escritor Felipe Sassone
Manolo Bienvenida cortó un rabo en la Plaza de Las Ventas el 3-6-1935
a un toro de Tomás Pérez de la Concha, (segundo toro de la tarde).
Alternó con Cagancho y Curro Caro
Juan Belmonte y Manolo Bienvenida
Gracia y torería con la capa
"a gorrazos" andaba con los toros
Banderillero magnífico marca de la casa
Arrojo en Manolo Bienvenida
Poder y profundidad en la muleta
El becerrista Manolo Bienvenida
El niño Manolito en un apretado par de banderillas
********
Enlace relacionado:

SOLDADITO ESPAÑOL / Por Juan Lamarca

lunes, 29 de agosto de 2011

26 años sin el Príncipe del Toreo

El 30 de agosto de 1985, el toro “Burlero”, de Marcos Núñez, partía el corazón al diestro madrileño José Cubero “Yiyo”. En ese instante, el que fuera conocido como “Príncipe del Toreo”, entró a formar parte de la leyenda de la tauromaquia. Así narró APLAUSOS la crónica de aquella tarde.
Yiyo entró en el cartel por la vía de la sustitución, ocupando la vacante dejada por Curro Romero. La terna la completaban Antoñete y José Luis Palomar con toros de Marcos Núñez. La crónica de aquel festejo la firmó José Antonio del Moral y decía sobre la actuación del torero del barrio madrileño de Canillejas: “Estuvo muy decidido y valiente en el tercer toro de la tarde, aguantando tarascadas de un toro que tuvo mucho genio. Los buenos aficionados le aplaudieron pero el resto de la plaza no le reconoció su meritoria labor”.
“El sexto de la tarde -prosigue-, “Burlero” de nombre, fue un animal bravo, noble y muy encastado que hizo una pelea positiva yendo siempre a más. Yiyo lo cuidó muy bien en los primeros tercios, incluso pidió los cambios del tercio a la presidencia. La faena de muleta fue larga y muy intensa. Desde luego, la mejor que yo le he visto a Yiyo en toda su vida. Yiyo quería demostrar a las puertas de Madrid que había sido una enorme injusticia dejarle fuera en muchísimos carteles de distintas ferias. Y desde luego consiguió en este toro que toda la plaza le prestara atención y que todos los aficionados se pusieran de acuerdo en aplaudirlo y jalearlo a lo largo de una faena que estuvo presidida por la entrega del torero al mismo tiempo que por su serenidad y temple”.
“Las series de muletazos sobre ambas manos fueron muy largas -continúa-, incluso llegó a dar cuatro redondos seguidos ligados al de pecho sin enmendarse ni un milímetro. Se rebozó de toro en los pases de pecho que daba con deleite codilleando a propósito para que resultaran más y más ceñidos. Pienso que se pasó de faena. Su mismo padre le hacía, desde el callejón, señas evidentes de que entrara a matar. Pero Yiyo, emborrachado de su propia obra, la prosiguió hasta que el toro no tenía ya más arrancada. Entró a matar y pinchó. Y volvió a matar dejando una estocada en todo lo alto, quedando el torero por los adentros. El toro se le arrancó y aunque Yiyo trató con la muleta de desviar la embestida certera del toro, no lo logró porque los toros en esas arrancadas finales de la muerte suelen embestir a ciegas”.
“Cayó Yiyo a la arena y giró cuatro veces sobre sí mismo tratando de que el toro no volviera a recogerlo. Pero el animal lo siguió alcanzándole de lleno en el costado y propinándole una cornada mortal que le partió el corazón instantáneamente. El toro levantó a Yiyo del suelo y la impresión que nos dio a algunos es que la cornada había sido gravísima. Inmediatamente observamos los gestos de estupor de sus banderilleros. Cuando lo llevaron por el callejón hacia la enfermería nos asomamos para ver su cara y el gesto del torero era absolutamente cadavérico. Los ojos abiertos y extraviados, y el color de la tez, amarillento. Aunque pensamos que iba muerto, no queríamos creerlo”.
La crónica de Del Moral seguía así: “Corrimos hacia la enfermería y al llegar al patio de caballos, vimos cómo salían del ruedo José Luis Palomar y Antoñete, destrozados y llorando. Antoñete, principalmente, salía completamente desmadejado. No cesaba de llorar. Esta situación en los propios toreros nos hizo pensar lo peor. Pero inmediatamente corrieron las voces de que Yiyo aún no había muerto, que tenía un hálito de vida y que aún era posible salvarlo. Todos los que estábamos allí nos agarrábamos a ese rumor como un clavo ardiente. Sin embargo, algunos de los presentes tenían ya la certeza de la muerte del torero”.

sábado, 27 de agosto de 2011

POEMA A MANOLETE / AGUSTÍN DE FOXÁ

http://deltoroalinfinito.blogspot.com/

ABC
MADRID, DÍA 30 DE AGOSTO DE 1947. NUMERO SUELTO 50 CENTS.
DIARIO ILUSTRADO DE INFORMACIÓN GENERAL
POEMA A MANOLETE
-Agustín de Foxá-
Un día del mes de diciembre de 1944, después de una de las más brillantes temporadas rematadas por Manuel Rodriguez Manolete Hombre muy hombre, valiente, entre los.valienientes, artista entre los grandes como acaba de decir Luis Miguel Dominguín -testigo excepcional de sus glorias, de su maestría y de su trágica. muerte- un grupo de preclaros poetas, acaudillado por José María Pe mánl ofreció en Madrid al gran torero un homenaje literario. Nuestro colaborador, Agustín de Foxá, leyó entonces este admirable poema, que evoca maravillosamente el arte y la figura del inolvidable cordobés, severo, arrogante, justo, profundo como un Séneca del toreo.
Manuel Rodríguez "Manolete"


Agustín de Foxá
Conde de Foxá y Marqués de Armendáriz
Escritor, periodista y diplomático español
(Madrid 1903-1959)
Agustín de Foxá, prosista y poeta excepcional, se lamentó alguna vez de que el sentido histórico de los estudiosos de la literatura haga que «se excluya ferozmente [de las antologías] a grandes poetas, porque su musa no ha coincidido con la moda reinante en aquel momento.
Seguramente estaba pensando en su propio caso: el calificativo de postmodernista que se le ha solido aplicar bastó para considerarle un rezagado, una figura al margen de la evolución de la poesía contemporánea.
Pero no fue ésa la única razón de la postergación de Foxá: hubo también razones políticas, basadas en su militancia falangista. Y razones personales.
Joaquín de Entrambasaguas, al frente del extenso estudio que le dedica, escribe: «Aun siendo poeta de excepción, dramaturgo importante, novelista magnífico y ensayista y periodista, tal vez el primero de nuestro tiempo, Agustín de Foxá, como conversador inimitable -ingeniosísimo, certero, cuya agudeza rápida saltaba limpiamente de la ironía aguda a la justicia sin blanduras-, estaba todavía por encima del escritor exquisito que era».
El brillo de su ingenio verbal -muchas de sus ocurrencias se han hecho proverbiales- oscureció la calidad de su obra.

viernes, 26 de agosto de 2011

Manolete, leyenda del toreo

 
 

Nació en Córdoba el 4 de julio de 1917. Hijo, nieto y sobrino de toreros tomó la alternativa el 2 de julio de 1939 —la Guerra Civil había terminado el primero de abril de ese mismo año—, de manos de Rafael Jiménez Chicuelo, con Rafael Vega de los Reyes Gitanillo de Triana de testigo y toros de Clemente Tassara. Mucho se ha discutido del estilo y de la seguridad de Manolete; lo más cierto parece que en el primero marcó sobre todo su personalidad, seca y austera, rigurosa incluso con el éxito y su postura de perfil, no exagerado, pero casi al hilo del pitón, y con la muleta retrasada, lo que obligaba al toro a pasar previamente ante el cuerpo del torero para dar con la pañosa.
Fue un extraordinario matador, quizás el que con mayor precisión ha realizado a lo largo de la historia la suerte del volapié y, trágica paradoja, habría de encontrar ejecutándola la muerte. El 28 de agosto de 1947, después de haber sido muy discutido la temporada anterior, pues se le acusaba de exceso de comodidades y de tomar ventajas con los toros que imponía, y de no haber toreado apenas ese año, comparte cartel en Linares con Luis Miguel Dominguín y Gitanillo de Triana. El segundo de su lote, Islero, de Miura, llega muy tardo y apretando a la suerte suprema. Manolete, como siempre, se entrega, pero comete un error técnico y ejecuta la estocada con mucha lentitud. El toro hunde hasta la cepa el pitón en su muslo derecho. Los destrozos causados en el triángulo de Scarpa atravesado por la vena femoral le produjo la gran hemorragia que terminó con la vida del torero el 29 de agosto de 1947 a las cinco horas y siete minutos de la madrugada.

martes, 23 de agosto de 2011

Domingo Ortega




No es manía de viejo dispuesto a diputar como excelente todo lo pretérico con menoscabo de lo actual, es que revelación tan rápida y brillante como la de Domingo Ortega (que así fue anunciado siempre) no se había producido antes de que él se presentara en el palenque taurino ni es fácil que se repita. Nació en Borox (Toledo) el día 25 de febrero de 1906 y sus primeras actividades fueron las faenas agrícolas; al dedicarse a torero lo hizo, en parte, por inducción de su paisano el novillero Salvador García, y con una docena de novilladas, casi todas sin picadores, toreó cuatro --que resultaron históricas-- en Barcelona en los días 26 de octubre y 2, 9 y 16 de noviembre de 1930, en las cuales quedó plasmada su vigorosa personalidad artística. El día 8 de marzo de 1931 tomaba la alternativa en dicha capital de manos de Gitanillo de Triana, al cederle éste el toro Valenciano, cárdeno, de doña Juliana Calvo, actuando se segundo espada Vicente Barrera, y desde aquel día se erigió en la primera figura del toreo, acariciado por el asenso del público, en general, y por el de las minorías selectas en particular. No hay memoria en la esfera taurina de nada tan insólito como esto, ni se puede hablar de Domingo Ortega sin citar dichos antecedentes, porque`por sí solos hablan con sobrada elocuencia de su ingénita capacidad como lidiador y de sus enormes posibilidades. Cuando se dio a conocer en Madrid el día 16 de junio de aquel año, no justificó su naciente nombradía, esta es la verdad; el público madrileño no se le entregó hasta la tercera o cuarta corrida; pero en tal temporada toreó 93 veces, que pudieron llegar a 100 de no sufrir un percance en Vitoria el día 5 de agosto. Importa señalar que al presentarse en Madrid fue para confirmar su alternativa, acto que estuvo a cargo de Nicanor Villalta y actuando Félix Rodríguez como segundo matador, en cuya ocasión se lidiaron toros de don Julián Fernández. En 1932 tuvo contratadas 116 corridas, pero no pudo torear más que 91 por los accidentes que le salieron al paso; por la misma causa no tomó parte más que en 69 durante el año 1933, habiendo contratado 107... No hemos de seguirle en sus actividades. Siempre estuvo el primero en las estadísticas, salvo cuando las cogidas se lo impidieron. Su características tuvo como base el dominio, que supo aplicar con belleza de forma y petencia de expresión, o sea clásicamente; su afición corrió parejas con su maestría; fue consumado estoqueador; en su paso por los ruedos representa la máxima autoridad de su época, y cuandos tuvieron el placer de disfrutar de sus faenas añoran aquella recia personalidad que parecía llenar todo el ruedo. ¡Qué arte tan sobrio, sereno y reposado el suyo! Vistió el traje de luces hasta el año 1954 (laúltima vez el 14 de octubre en Zaragoza, alternando con Jumillano y Pedrés y estoqueando toros de la Deleitosa), y por sus repetidas actuaciones en festivales benéficos ingresó en 1958 en la Orden Civil de Beneficencia. Las cogidas más graves que sufrió fueron estas cinco: 1.º de octubre de 1932, en Úbeda; 9 de septiembre de 1933, en Calatayud; 13 de septiembre de 1935, en Salamaca; 13 de agosto de 1945, en San Sebastián, y 27 de mayo de 1954, en la plaza Monumental de Barcelona. Su nombre suscita siempre los mayores elogios y nadie podrá negar que durante su época fue el eje de la fiesta taurina. Muere en su domicilio de Madrid el 8 de mayo de 1988.

lunes, 22 de agosto de 2011

El Aula La Venencia, con la cultura taurina


El Aula de Cultura La Venencia inició su andadura el 31 de agosto de 1994 gracias a un reducido núcleo de amigos, inicialmente llamado Clavel de plata, cuyo primer objetivo fue colaborar en la celebración de las bodas de plata con el flamenco de Diego Andrade Martagón, Diego Clavel, uno de los artistas más emblemáticos del panorama flamenco andaluz; el resultado más patente de aquella efeméride fue la publicación de un disco compacto «Por Derecho» muy aplaudido en los círculos flamencos más exigentes del país; aquel proyecto inicial, (libre, abierto y plural), con el paso del tiempo, fue consolidándose, atrayendo nuevos socios y ampliando sus inquietudes culturales a otros ámbitos literarios distintos de los del cante hondo.
La creación en 1995 del trofeo taurino del Suite Hotel Palacio Mar «a la faena más valiente de la feria de Santiago», obra de uno de nuestros socios, el escritor, pintor y escultor José Ramón Gómez Nazábal, fue uno de los primeros acontecimientos con los que el Aula de Cultura La Venencia se dio a conocer en los ambientes taurinos de Santander.
EL DIARIO MONTAÑÉS de 22 de julio de 1995. Cecilia Marco, El trofeo taurino Palacio del Mar a la faena más valiente de la Feria de Santiago 1995 fue presentado ayer por su autor José Ramón Gómez Nazábal,. El premio es la figura de un torero cimbreando, esculpida en bronce con un considerable hueco en el torso "pecho abierto que se brinda al toro como muestra de valor", según su autor. No es apreciable en la escultura, el rostro o los adornos de su traje de luces, sólo el gesto desafiante y erguido del matador. Casi 100 personas se congregaron en el hotel Palacio del Mar, entre ellas los integrantes del jurado que ha decidido que el premio debía recaer en Vicente Barrera. Todos los jueces estaban relacionados con el mundo del toro: apoderados, críticos, comentaristas, presidentes de peñas taurinas, etc. La presentación corrió a cargo del conocido crítico y periodista Santiago Orozco.


Fuente:www.lavenencia.org

sábado, 20 de agosto de 2011

La oración del torero

morenito-de-aranda-3


¡Oh Señor del gran poder y majestad!
dador de la fuerza y de las cualidades,
te pido perdón por mis debilidades humanas,
te ofrezco sinceramente mi actuación de este día ....
te suplico me guíes y ayudes
para que difunda en tu nombre el arte y la alegría.

 
Que si suenan en mi honor la música y las palmas,
sean ante todo para ti, que me apoderas.

Que si un fracaso se suma a otro,
me des el valor de superarme.

 
Que si un percance viene en este día,
tenga yo la confianza de que tú lo vas a encauzar para mi provecho.

 
En fin, Señor, que la fiesta y la afición siempre progresen.

Y tú Señora y Reina Santa Madre de Guadalupe,
cúbreme con tu manto,
y dame tu bendicion maternal.

 
Así sea

 
Oración del matador David Silveti.
 
 
Foto: Juan Pelegrín

jueves, 18 de agosto de 2011

Bienvenida a Benedicto XVI: Padre Nuestro torero


Foto:http://valverdedelcamino.wordpress.com


Padre Nuestro, que estás en los ruedos,
bien rezado sea Tu nombre;
venga a nosotros Tu quite...
Hágase mi voluntad, no la del toro,
así en el triunfo como en el miedo.
La suerte nuestra de cada día, dánosla hoy.
No nos dejes caer en las malas tardes
y líbranos de daño. Amén.

Rafael Herrero Mingorance


martes, 16 de agosto de 2011

La casa de los Gallo:Fernando Gómez “El Gallo” y Gabriela Ortega

Artículo tomado de http://larazonincorporea.blogspot.com

La unión de torero y flamenca, ha sido tan frecuente como se piensa. Sin embargo, pocas parejas han sido origen de una dinastía tan fecunda como el caso de Fernando Gómez “El Gallo” y Gabriela Ortega Feria. Aunque la verdad es que ellos no inician una dinastía sino que la continúan.

Para mí los datos históricos tienen interés cuando los cuentan quienes los vivieron en primera persona. En este caso, quien nos cuenta cosas sobre estos dos personajes es su propio hijo Rafael (Rafael el Gallo) en una entrevista:
Fernando y Gabriela con sus hijos. Joselito en brazos de su madre
Mi madre se llamaba Gabriela Ortega. Era un poquito alta, más bien metida en carnes y con mucho carácter. Fue una mujer seria, de talento, que pasó a la historia como mujer y como madre. Hablaba de toros mejor que un hombre y eso que no fue a ninguna corrida; pero tuvo tres hijos toreros. Y su marido también lo fue, Fernando el Gallo, mi padre.

Aquí en Sevilla, la conoció mi padre. Ella bailaba y fue una bailaora muy buena. Mi padre la conoció en el café del Burrero, donde trabajó muy poco tiempo
El Cuco con el Cabo y Jaqueta
Mi madre era cuarterona. Porque mi abuela no era gitana. Mi abuelo, sí. Mi abuelo era gitano, hermano del célebre banderillero el Cuco [Francisco de Asís Ortega Díez], que estuvo colocado con el Tato y con Frascuelo. También tuvo otro hermano que se llamó Barrambín [Gabriel], banderillero de Cúchares, con quien murió en la Habana. Y otro, el tercero, el Lillo [Manuel], que fue banderillero de Cúchares. O sea, que en la dinastía de mi madre hubo tres toreros.
José el Gallo con unos amigos recreando una tertulia
El primer Gallo de la dinastía fue un hermano de mi padre que se llamaba José y que estuvo catorce años de banderillero con Lagartijo. MI padre fue Gallito Chico. [El nombre de Gallo] se lo pusieron a mi tío José porque cuando banderilleaba, daba saltitos. Daba unos saltitos así ¿ves? y la gente decía: “Parece un gallito cuando clava”. De ahí vino todo.
Fernando el Gallo
Mi padre Fernando el Gallo, de soltero vivía en la calle de Santas Justa y Rufina. Mi padre estuvo diez años en la actualidad del toreo con Frascuelo y Lagartijo. Fue veinticuatro años matador de toros y tomó la alternativa en Sevilla de manos de José Giraldez Jaqueta. Pero la perdió al meterse de banderillero con el Gordo. Después volvió a tomarla de manos de Bocanegra, en Sevilla también, con seis toros de Varela, que era una ganadería de las primitivas.

Fernando el Gallo en un quite recortando al toro
Mi padre toreó mucho en aquellos tiempos, porque llegó a torear ochenta y dos corridas de toros en aquella época, en que no había trenes, ni coches, ni nada. Mi padre toreó diez años en el abono de Madrid con Frascuelo y Lagartijo. Entonces llevaba a mi madre a la capital y volvía a Sevilla en septiembre.
Joselito entrando a matar con su hermano mayor, Fernando
bajo la atenta mirada de su padre

[Cuando se retiró] Él tenía una Escuela de Tauromaquia en la placita de toros de Gelves, chiquita, pero a la que no faltaba detalle. Por allí desfilaron todos los toreros modernos de aquella época: Montes, Reverte, Emilio Bomba, Chicuelo padre. Todos pasaron por allí cuando eran chiquillos aficionados. Mi padre ha sido el mejor aficionado que he conocido yo. Cuando decía que una cosa estaba bien o mal, explicaba el porqué.

sábado, 13 de agosto de 2011

Julio Robles, siempre en el recuerdo.

http://deltoroalinfinito.blogspot.com


Foto: Julio Robles en la Feria de Almería (1987). Foto Archivo

Julio Robles, siempre en el recuerdo.

Sábado, 13/08/2011
Hoy se cumplen veintiun años del lamentable percance sufrido por el Maestro Julio Robles en la plaza francesa de Beziers, y que terminó con su carrera y a la postre con su vida, pues desde el percance quedó postrado en una silla de ruedas, y rodeado de sus amigos.

El toro de nombre “Timador” de la ganadería de Cayetano Muñoz y marcado con el número 123, volteó al diestro durante el saludo de capote.Robles cayó al albero sobre la nuca, quedando completamente inmóvil. En ese momento comenzaba el calvario particular de Julio Robles. El parte médico decía:
“Tetraplejia incompleta de los miembros superiores e inferiores por lesión de la parte baja del raquis cervical”.
Al final todos sabemos lo que pasó.....
Por eso, este modesto blog recuerda a Julio Robles, que siempre estará en la mente de los aficionados a los toros.
Julio Robles

Blog: Y digo yo que...
Enlaces relacionado:

Julio Robles, en el recuerdo

¡UNA DE BRAVO, POR FAVOR!






Por Ángel Arranz. http://portaltaurino.com

La Gastronomìa y La Tauromaquia son, seguro, dos disciplinas socioculturales de la misma edad, son tan remotas como la especie humana, y son parejas en su evolución, innovación y horizonte. Porque una actividad va ligada a la otra.
Gastronomía y Tauromaquia son también, dos términos compuestos de origen griego, que más-menos quieren decir: el apaño o gobierno del estómago en el primer caso, y toro-lucha, en el segundo.
La primera necesidad del hombre, del toro, de cualquier otro animal viviente, es la alimentación. En efecto, con gusto o con disgusto, La Naturaleza, Dios, Alá, los dioses, el instinto de conservación, o quien sea, hacen que los seres vivos, con mayor o menor oposición, se coman unos a otros o entre sí. Esa realidad brutal, no justifica la saña o la crueldad añadida del : "todo vale", "sálvese el que pueda", o "raro el último".
El toro y la vaca ( mamíferos rumiantes de la familia bóvidos) como todo "bicho" de tierra, agua y aire, allá en el principio de los tiempos se encontraba en estado salvaje. No se sabe con certeza la época en que el hombre empieza a domesticarlo. Tampoco sabemos con precisión si las actuales razas han derivado de varias especies extinguidas, o de una sola especie primitiva. El caso es, que nuestro amigo el toro, es uno de los grandes protagonistas mitológicos y terrenales de la Historia.
Una raza particular, es el toro de lidia, explorado y elegido para conseguir la acometividad. El toro de lidia es la única variedad española que ha "sufrido" un proceso esmerado de elección desde tiempos antiguos. La "tienta", prueba selectiva y específica, es cronológicamente anterior al control lechero. Los toros en general, y los toros bravos en particular, son razas bastante delicadas en cuanto a exigencia de condiciones ambientales, alimentación y seguimiento. En España, por el carácter de espectáculo popular que revisten los elaborados festejos taurinos, dio lugar a una corriente artística que trata el legendario tema con realismo. Con la creatividad de la era romántica que se inicia en el Siglo XVIII, Goya es uno de sus pioneros y máximos representantes.
El ganado bravo escogido para los diversos eventos en los que participa, quizá sea el único animal con derecho a indulto en el final de su placentera vida.
Y no le demos más vueltas. El polémico asunto, tiene tres soluciones a "su ser o no ser":
    Con permiso, me quedo con la primera opción. ¿Hay desenlace menos malo?. Cansan ya tantos argumentos vanos y dañinos contra La Tauromaquia.
    ¿Todos los pescadores, cazadores, labradores, ganaderos, etc., que viven alrededor del sacrificio de animales o animalillos, tienen instinto criminal o son potenciales mercenarios desalmados?.
    ¿ Somos hijos, nietos, biznietos y tataranietos de asesinos sanguinarios?
    ¿Los médicos que para recobrar la salud recomiendan carne, pescado, y derivados, son cómplices irresponsables?.
    En fin, hay que revisar conductas, ciencias y conciencias, porque la demagogia, la torpeza y la hipocresía están a la orden del día. Los "discursos" fanáticos o banales son carnaza de zafios.
    Todas o casi todas las ciudades añejas y doctas, del mundo mundial, tienen claras sus posiciones moderadas en los conceptos expuestos.
    Por ejemplo, la ancestral, bella, histórica y noble provincia-ciudad de Segovia. Llega el viajero, viajante, visitante o paisano a esas tierras comuneras que son cátedra del buen yantar, y desde precios asequibles, degustas para abrir boca, variedad –calidad gastronómica encomiables.
    Tortillitas, morcillitas, torreznitos, embutidos, "marisquitos de secano" o setas de cardo. Un merecido y razonable homenaje al cuerpo y a los sentidos. Un placer, una consideración a lo óptimo y autóctono remoto de cada lugar con solera.
    Lo que desconocen muchos admiradores de la cocina segoviana, es su arraigo y tradición con el hecho taurino en todas las versiones. Es posible que la trashumancia fortaleciera esa afición; porque hubo, hay, habrá ganaderos de bravo, lidiadores, corridas, novilladas y encierros. En la capital, hay una curiosa becerrada que hermana Gastronomía y Tauromaquia. El servicial gremio hostelero, en el mes de Septiembre, organiza un festejo, en el que participan una " cuadrilla bufa" y tres "cuadrillas serias", compuestas por bienintencionados aficionados más-menos prácticos, pero voluntariosos, dirigidos por un profesional. Desde 1.923 es una cita anual de amigos, compañeros y colegas a la que acuden varios miles de personas a pasar una tarde divertida y anecdótica. Los beneficios se destinan a obras de caridad.
    Para los que estamos hasta la montera de otros entretenimientos mediáticos o intrusos, con mucha más agresividad, engaños o accidentes, basados en balones, motores y líos, nos agrada que se mantenga altruista y didácticamente el mérito y la habilidad de los participativos ritos y juegos taurinos. Sería novedoso y rentable declarar la fecha más turística y taurómaca: JORNADA DEL TORO DE LIDIA. Haríamos marca con denominación de origen, porque el ganado bravo es un privilegiado, genuino y exquisito toque de distinción con respecto al conjunto familiar de los bóvidos.
    Que gozada, llegar a los mostradores mesoneros de Segovia, Barcelona, Madrid, Jerez,
    Sevilla, Salamanca o Pamplona y pedir: ¡ UNA DE BRAVO, POR FAVOR!.
    Sería un acto de identidad y de afirmación propias, de rebeldía, de autenticidad, de culto, de raíces y de posibilidades, ante otros yantares mansos, insustanciales, impuestos, inferiores, especulativos, globalizados, ajenos...

  1. Mejorar su cometido, y dejarlo como está.



  2. Dejarlo cautivo en un Zoo.



  3. Dejarlo extinguir.


  4. viernes, 12 de agosto de 2011

    División de opiniones



    División de opiniones

    Acababan de celebrarse las corridas de la feria de Córdoba. Rafael el “Gallo” regresaba en el tren a Sevilla. Durante el trayecto, en el pasillo del coche-vagón tropezó con un amigo que, desde Madrid, se dirigía también a Sevilla.
    Tras saludarse efusivamente, recayó la conversación sobre las corridas de Córdoba. Fue el amigo preguntando al “Gallo” por la actuación de todos los diestros que en ellas tomaron parte, así como el juego que había dado el ganado. Al fin le dijo:
    - Y tú, ¿qué tal has estado? ¿Qué opinaba el público de tu actuación? A lo que el “Gallo” contestó con seguridad:
    - Pues, mira, de mí sólo sé decirte que las opiniones quedaron divididas.
    - ¿Entre tú y el “Bomba”? – preguntó el amigo.
    - No –respondió Rafael--. Que unos se metían con mi madre y otros con mi padre.

    Anecdotario Taurino recopilado por D. Antonio Díaz Cañabate





    martes, 9 de agosto de 2011

    José Falcão,el recuerdo de un torero portugués

    El 11 de agosto se conmemora su trágica muerte en la plaza de Barcelona



    Por Paco Cañamero, www.apalusos.es

    Cuando llega agosto y los soles achicharran los campos, en los mismos días que el país se convierte en un inmenso ruedo, entre los viejos toreros y aficionados surge un añorado recuerdo para el torero portugués José Falcón. Para aquel valiente y capaz matador, tan querido, que se dejó la vida en las arenas de La Monumental de Barcelona tras resultar herido de gravedad por el toro “Cuchareto”, de la divisa charra de Hoyo de la Gitana, en la tarde del 11 de agosto de 1974. Han transcurrido muchos años, pero los ecos de aquel Falcón, que se abrió paso a golpes de valor en una carrera muy frenada entre los graves percances y lo poco receptivas que fueron las empresas con él, continúan con su rescoldo vivo. Por eso, cuando se acercan estas fechas y los coches de cuadrillas rompen los silencios de la noche camino de otra plaza y de otra feria, siempre se habla de Falcón con cariño y añoranza. Y lo hacen compañeros de profesión como El Viti, Camino, Palomo, Dámaso, Manzanares, Capea… quienes siempre le guardaron tantos afectos a este torero hecho y curtido en los campos de Salamanca. A este Falcón tan amigo de sus amigos, quien abría la puerta de su casa a quien llamase a ella. Y siempre tenía algo, cómo orientar a un capa y decirle en qué finca se celebraba una tienta, ayudar a un novillero necesitado... o a un matador, si llegaba el caso. Como aquel invierno que lo pasó entero con Curro Vázquez, cuando el nombre del Rubio de Linares estaba tachado en la agenda de los empresarios.

    “Cuchareto”, de Hoyo de la Gitana, segó en 1974 la vida del portugués, un torero entregado a la profesión

    Lea el artículo completo en su revista APLAUSOS

    Hazte fan de La Lidia en Facebook

    sábado, 6 de agosto de 2011

    Don Álvaro a La Ina en punto

     


    En Los Alburejos van a tentar unas vacas de Torrestrella, la almenara del cerro de la carretera de Medina, y don Alvaro ha invitado a unos escritores, sabedor de que saborearán el rito de los estilos de la casa. Pocos ingleses habrá más ingleses que don Alvaro Domecq y Díez, cuando los recibe con su chaqueta tweed, con esa interrogación jerezana que es su corbata de seda preguntando si al Sur de la muralla de Adriano hay más señorío británico que en este Jerez que obliga. Está nubosa y en silencio la mañana cuando don Alvaro recibe con esa natural hospitalidad que Jerez ofrece como una copa de vino. Empedrados del patio de la Espléndida, aquella leyenda en forma de yegua torera con la que este señor demostró ante España que lo de caballero en plaza ha de ser entendido como la amplia plaza del mundo, de la hidalguía, de la vida. Versos de un poema del lejano colegio de los Jesuitas de Chamartín: bajo tu manto sagrado, Virgen del Recuerdo, don Alvaro sembró aquí una viña que da frutos de familia y de culto a la vieja cultura agraria andaluza. Va ahora don Alvaro con los invitados a la abierta placita de tientas, pero el viento que está moviendo los chopos lo hace entrar hacia la plaza cubierta, hangar de Concorde a la andaluza, albero bajo la luz de un arco de iglesia postconciliar, como un picadero de Viena con burladeros. Aquí lo mismo se pueden tentar cuatro eralas, hijas del 151, que escuchar una ópera. Claro que vienen los turistas, don Alvaro les va explicando que cinco mil llegaron el año pasado, para ver tanta Andalucía como contienen estos muros blancos.

    Don Alvaro enseña ahora las fotografías, donde las paredes de almagra recuerdan toda una vida. Las gafas oscuras de Manolete y los pantalones de Cantinflas. Lupe Sino y Gitanillo de Triana. Linares. Y mucho Jerez. Ese Jerez del que fue alcalde, donde ahora tiene una avenida, cargo en el que lo primero que hizo fue ir a darle un sablazo al mismo Franco, a la espada de Occidente, para pagar a los funcionarios municipales, que no cobraban hacía medio año. Y es entonces, cuando, en el viejo rito, el caballero en plaza de la vida dice:

    --- Señores, pues vamos a tomar una copita, que es La Ina en punto.

    Se sienta en el palco de ganadero de la placita cubierta como un emperador en su trono. Todo lo sabe del campo, del caballo. Ha escrito un libro sobre el toro bravo que es un ejemplo de la noble literatura que da el caballo, la de Villalón, la de Halcón. Villalón buscaba toros con los ojos verdes y don Alvaro los halla que meten la cara y repiten la embestida. Tiene los secretos de una rara alquimia de los cerrados, entre probetas e inseminaciones. Y se conoce sus toros como estas paredes de las fotos de su vida.

    --- ¿Cuál vas a echar, la del 151?

    Y en el palquillo dice que esa erala, hija del 151, va a salir bronca y encastada, y que va a bregar con el caballo, pero que cuando tome las varas se va a quedar suavita de yerbas olorosas del campo de Medina. Y la vaca, para no dejar de cumplir los ritos de don Alvaro, va haciendo, como una enciclopedia, lo que el ganadero ha anunciado que haría. Ha escrito sus memorias, que mucho dirán de campos y de hombres, de dolores y de alegrías, pero apenas se da importancia ante los escritores, que a su derecha sienta cuando en el comedor, tan de castillo inglés, no hay más fantasmas que las verdades de unas habas con huevos cuajados, los mozos de comedor de librea y guante blanco. Jerez. Y cuando la comida acaba, don Alvaro está nervioso, porque quiere empezar la partida de dominó. No sabían los escritores que a pocas horas de aquel gozoso día, el dueño y señor de aquella casa, aquel gran hombre de Jerez, iba a estar librando una dura partida con otro dominó, y con el corazón por medio. Tienen la certeza, empero, de que don Alvaro, señor donde los haya, acabará ganando también esta partida. Y que el reloj de los ritos del campo andaluz que ejerce como sumo sacerdote del señorío, pronto volverá a marcar La Ina en punto.

    Antonio Burgos, El Recuadro


    El Mundo de Andalucía, miércoles 15 de abril de 1998

    miércoles, 3 de agosto de 2011

    Picasso:Tauromaquia



    Pablo Picasso soñaba con dejar para la posteridad una gran obra que reflejara, tal y como él quería, el mundo del toreo. Sin embargo, pese a la gran cantidad de cuadros que realizó en torno al mundo de los toros y el toreo, el pintor siempre pensó que no había conseguido reflejar plenamente aquello que deseaba en sus series sobre la tauromaquia. La enorme fascinación del artista por la figura del toro y el torero se refleja en el hecho de que la tauromaquia es el tema con el que se abre (con el cuadro "Pequeño picador amarillo" de 1890) y se cierra (con los autorretratos toreros de Aviñón, en 1972) su producción pictórica.



    Picasso trató el tema de la tauromaquia de manera especialmente intensa en el periodo que va entre finales de los años veinte y la realización del "Guernica" (1937). Muchas de las obras del autor pueden considerarse como un preludio de su obra emblemática. Un ejemplo claro de ello es el cuadro "Corrida de Toros" (1934), en el que destaca la figura del caballo y, especialmente, su cabeza erguida en el último estertor de la muerte. Este modelo de cabeza equina aparece ya en un dibujo del artista malagueño realizado en 1917 y se sucede en multitud de escenas realizadas en los años que abarca esta exposición para culminar en el "Guernica". También, la descoyuntada imagen del toro que aparece tanto en este cuadro como en su famoso grabado de la "Minotauromaquia", su anatomía como sacada de un puzzle y la extraña colocación de su cabeza apunta hacia el "Guernica".
    El interés de Picasso por la tauromaquia se produjo como consecuencia de un viaje por España que el artista realizó acompañado por su esposa Olga y su hijo Pablo a finales de agosto de 1934. El pintor y su familia acudieron a varias corridas de toros en las ciudades de San Sebastián, Burgos y Madrid. Con su regreso a Francia, Pablo Picasso comenzó a realizar diversos grabados y cuadros inspirados en el mundo de la tauromaquia. Estas obras se caracterizan por estar centradas en el momento en que se produce la muerte del toro o la cogida del torero. Hay que tener en cuenta la difícil etapa por la que el pintor malagueño estaba pasando en este periodo.

    Durante los años que abarca este período, Picasso se estaba alejando cada vez más rápidamente de su esposa y su hijo, debido a su relación con Marie-Thérèse. Esta situación termina agravándose con el embarazo de esta última en 1935. Además, la Europa de los años treinta se caracteriza por la violencia y la agitación social (el III Reich fue proclamado en marzo de 1933 y la Guerra Civil española se declara en 1936). Por ello, los cuadros con motivos taurinos de Pablo Picasso realizados en esta etapa destilan esa mezcla de crueldad y violencia (en las cogidas del torero) y, al mismo tiempo, una gran carga sexual y sensual (en las figuras femeninas a lomos del toro o desmayadas en brazos del Minotauro).


    sigue en ...



    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...